El Hombre triste que encontró a Jesús (Ernesto Jiménez)

Érase una vez un hombre que siempre estaba alegre, en sus labios siempre estaba una sonrisa, ojos alegres y de buen humor, una respuesta a cada pregunta, una palabra de aliento a quien la necesitara, una ayuda a quien pudiera.
Pero un día todo eso cambio, se le quito esa sonrisa, no tenía respuesta, buscaba ayuda y no la encontraba, caminaba solo, pensaba en como poderse ayudar el mismo y no encontraba ni respuesta ni ayuda, no entendía lo que había pasado en su vida de repente todo se destruyó, comenzó a tornarse gris, sin color, sin felicidad, el hombre no encontraba solución, para poder olvidar un poco su tristeza trabajaba más de lo normal, siempre quería estar ocupado para no pensar, pero al llegar a su casa en las noches cuando todas las luces se apagaban como apagada tenía su alma comenzaba todo de nuevo, la tristeza, el desánimo, la búsqueda de un oficio para poder olvidar lo que le pasaba, así transcurrió un tiempo hasta que escucho una voz que le decía, que todo eras parte de un proceso, que todo en la vidas sucede por algo, el hombre confundido se levantó rápidamente de su cama y comenzó a llorar y llorar pensando en todo ,lo que le pasaba, decidió buscar a Dios, que fue su único aliento.
Yo te digo hoy si te sientes como ese hombre, busca de Dios es el único que te puede ayudar, todo lo que sucede es por algo, todo tiene un por que, no importas que no entiendas nada de lo que te sucede, si aceptas a Jesús en tu corazón como tu único salvador , asi lo enseña la biblia en el Salmo 34 capitulo 18 Cercano está el SEÑOR a los quebrantados de corazón, y salva a los abatidos de espíritu.

Ernesto Jiménez.
[email protected]

No olvides compartir en >>


á