Este basquetbolista vive en la cárcel y solo sale cuando juega con los Lakers

Lakers

El escolta paga una condena de 25 días de reclusión por una violación de libertad condicional. Foto: Agencias

El escolta Kentavious Caldwell-Pope duerme en prisión y solo se entrena y juega con los Lakers en casa tras una condena de 25 días por violación de libertad condicional.

El escolta titular de los Lakers, que llegó a la NBA en 2013, solo puede jugar los partidos que su equipo juegue en el Staples Center o en California -no puede salir del estado-, y además debe acudir al Centro de Detención del Departamento de Policía de Seal Beach para dormir.

Es vigilado por GPS  cuando sale de la prisión

El jugador debe utilizar un sistema GPS fuera del centro de detención.El joven, que el próximo mes cumple 25 años, fue condenado por conducir bajo los efectos del alcohol y tuvo que pagar una fianza y seguir un programa de controles sorpresa para evitar la prisión.

Cuatro juegos se ha perdido

El oriuendo de californiano se ha perdido por el momento cuatro partidos, los que los Lakers han disputado desde el 14 de diciembre fuera de casa, en Cleveland, Houston en dos ocasiones y Minnesota.

Caldwell-Pope promedia 13,8 puntos, 5,1 rebotes, 2,2 asistencias, 1,7 robos de balón y casi 35 minutos por partido. Esta vez sabe que si viola el programa de liberación de trabajo se arriesga a una condena de 93 días en una cárcel de Detroit, ya sin posibilidad de entrenarse y competir con los Lakers. Su carrera como jugador de la NBA estaría seriamente amenazada.

Noticia al Día/ Agencias

No olvides compartir en >>


á