Familiares de los jóvenes muertos en choque en la urbanización La Coromoto: “Eran amigos y fueron vecinos desde hace varios años”

Familiares de Lizmary Montero de 18 años y Howard Enrique Castillo de 23, los jóvenes que murieron la madrugada de este viernes en un impactante choque, en la avenida 40 de la urbanización La Coromoto del municipio San Francisco, desmintieron la información sobre una presunta relación amorosa entre ellos.

“Eran amigos. Eso es mentiras que estaban de amoríos. Ellos salieron a comer y de regreso ocurrió el accidente. Ellos se conocían desde hace varios años porque él vivió en una residencia al lado de su casa”, manifestaron familiares de la joven Lizmary a las afueras de la vivienda donde era velada, ubicada en la calle 159 del sector El Silencio en San Francisco.

Señalaron además que la joven, menor de dos hermanas, estudiaba sexto año de bachillerato en el área de informática en el liceo San Ignacio Fe y Alegría, que era una joven alegre y muy sociable.

Por su parte los familiares de Howard no quisieron aportar mayores detalles. Sólo dijeron que dejó un hijo de un año, tenía seis años de relación con su pareja, y que trabajaba en la compra y venta de vehículos.

Los hechos

A las 2:20 de la madrugada de este viernes la pareja, que viajaba en una camioneta marca Toyota Samurai, color blanco, se estrelló contra un poste de electricidad en la avenida 40 de la urbanización La Coromoto del municipio San Francisco, luego de presuntamente salir de una discoteca y llevar a una amiga que les acompañaba hasta su casa.

Hay varias versiones del hecho. Una de ellas que Howard estaba regateando con algunos amigos, y la otra que manejaba a exceso de velocidad y bajo los efectos del alcohol, que será determinado por las autoridades.

Tras el impacto una comisión de Tránsito de la Policía Nacional Bolivariana llegó al sitio para hacer el levantamiento. Los uniformados junto a los Bomberos lograron sacar inmediatamente el cuerpo de Castillo, quien conducía la Toyota, y lo trasladaron de emergencia al Hospital General del Sur, donde los médicos de guardia certificaron su deceso a los pocos minutos de su ingreso, mientras que  Lizmary murió instantáneamente en la colisión.

El cadáver de la chica quedó atrapado dentro de la camioneta, la cual quedó totalmente destruida, por lo que los efectivos tardaron al menos una hora para extraerlo de las ruinas de la unidad.

Fotos: Xiomara Solano

Noticia al Día

No olvides compartir en >>


á